Del efecto dominó y el estrés marujil

DEL EFECTO DOMINO Y DEL ESTRES MARUJIL

 DIA UNO

Estoy sentada en el  metro, distraída mirando la cantidad de gente vario pinta que sube en algunas líneas y recibo una llamada de casa. Mi querida asistenta, Yoji, como la llamo yo, me comunica que cuando enchufa la plancha, se va la luz, que hace mucho tiempo que me dice que se  la cambie, que ya está muy vieja y que no puede planchar bien  con ella!  “Ya la cambiaré un día de estos Yoji, no te preocupes!!” Y así hemos estado un par de meses. Pero una llamada de estas hace que salte en mi la alarma de: Esto es urgente, porque ya me veo con las montañas de ropa sin planchar,  así que hoy mismo voy a mirarme las planchas, no vaya a ser que se nos empiece a acumular la faena……
En fin, yo sigo ensimismada, escuchando el organillo del rumano… Hoy  canta un bolero: historia de amor…. Oh, ¡qué bonito!  Me relajo y dejo de pensar en la plancha. Llego a la estación donde he de bajar, antes de subir a casa debería ir a comprar la plancha…  No,  mejor subo a tranquilizar un poco a Yoji, que suele ponerse más nerviosa que yo con estas cosas….  Abro la puerta de casa y la veo. Está casi en estado de shock, la miro y le pregunto qué le pasa….. “Ayyyyy! Usted no sabe… ¡¡¡La aspiradora se ha quemado!!! –  ¿Seguro? -.  La miro incrédula y  me acerco a la aspiradora. Efectivamente, huele a quemado. “Madre mía, pero ¿qué está pasandooooo?  Es una aspiradora centralizada,  hay que llamar al técnico para que la revise”. Una vez que ha venido el técnico, constata que una pieza de la aspiradora se ha estropeado. Tiene que llevársela… Uufff … Qué horror. “Y no sabemos cuándo la traerán!  Mira, ¿sabes qué? Yo mejor me voy a poner un vinito blanco y empezare a hacer la comida – ¿Y la plancha? –   ¡Mañana sin falta la compro!  Ahora lo único que quiero es relajarme! -. En fin…. 

DIA DOS

Cuando consigo hacerme a la idea de que voy a estar sin aspiradora  un tiempo….
– ¿Sabe que?
– Dime
– El lavavajillas está puesto desde esta mañana y no para de hacer un ruido extraño!.
Me acerco, lo abro, lo cierro, pongo la oreja en la tapa, lo apago, lo retiro de la pared y…….. ¡¡noooo!! ¡¡Pierde agua!! ¡¡Me ca…. En toooooo!!  Después de una revisión exhaustiva llego a la conclusión de que hay que cambiarlo. Ya lleva tres reparaciones en cinco años, ¡no invierto un euro más en el!

DIA TRES:  compro el lavavajillas.

DIA CUATRO

Llega el lavavajillas a las once de la mañana, junto a mi nueva cama, comprada hace un mes. Mientras unos operarios la suben, otros están intentando conectarme el lavavajillas…. Yoji me llama… “¡¡Juliiiiiitaaaaa!!” – ¿Que pasa ahora? –  No funciona , se lo tienen que llevar… – A punto de darme algo, histérica llamo al Corte Inglés, hablo con el comercial  que me lo vendió y me dice que me manda al técnico para arreglármelo. En este punto, yo ya no sé si este señor me está tomando el pelo. Le doy un grito y le digo que quiero que se lleve el lavavajillas y me traigan uno que funcione….

DIA CINCO

Aquí estoy sentada, esperando el dichoso lavavajillas, después de lavar los platos…

¡Que no me digan que el estrés del ama de casa no existe!

Anuncios