Paseando en l’Illa

PASEANDO EN L’ ILLA!!!

Hacía por lo menos seis meses que mi hija pequeña me estaba pidiendo un collar de Best Friends, para compartir con su mejor amiga. Por lo visto, la mayoría de sus compañeritas del cole lo tenían. Yo, que soy muy de El Corte Inglés y de patearme el centro de Barcelona para hacer mis compras, tuve que explicarle a mi hija que no había forma de encontrar el dichoso collar, que ya le buscaría algo similar para que le diera a su mejor amiga; pero claro, esta no es una respuesta convincente para una niña de nueve años empeñada en sellar una amistad para toda la vida con su mejor amiga….. Así que un día cualquiera, viene del cole y me dice: ¡¡Mamá, el collar lo venden en la illa!! ¡¡Tenemos que ir!!! – ¡¡aaaaah….!! Bueeeeno… Ya iremos…. No te preocupes, un día de estos, me escapo y te lo compro… (mentira, esperaba que se olvidara algun dia del dichoso collar) –  ¡¡Uffff!!  Y a mí que no me apasionan este tipo de centros comerciales… Pero el destino empezó a confabularse contra mí, una madre despiadada y dispuesta a engañar a su niña por pereza de ir hasta L’Illa.

El fin de semana pasado, la niña tenía una competición de hípica. Era la primera vez y yo no tenía ni idea de cómo funcionan estas cosas. Así que me puse en marcha con las averiguaciones:  resulta que tenía que ir toda de blanco (es una exigencia del concurso) y la presentación también puntúa. Ya me ven buscando como una loca todo lo que necesitaba por el centro de Barcelona…… Nada, que no encontraba los dichosos pantalones blancos de hípica. Hasta que en  Decathlon me dicen: tendrá que ir a L’ Illa. Allí seguro que los encuentra-. Pues nada, llegó el momento…
Cuando se lo comenté a la niña ya se pueden imaginar lo primero que paso por su cabeza…… ¡¡¡EL DICHOSO COLLAR!!! Yo, con el estres típico de la madre precompetición, le digo: A ver Valentina, L’Illa es muy grande. Si no sabes el nombre de la tienda…. pues no sé…!! – ¡¡Claro que sí, mamá, se llama Claire´s!!!! -. Ufffff… En fin, que no me escapo del paseíto por L’Illa!

Una vez en la Illa y conseguido todo el uniforme de equitación, nos disponemos a buscar la dichosa tienda, hasta que…. ¡¡¡voilà!!! Mis dos hijas y yo nos quedamos con la boca abierta. ¡¡¡Vendían toda esa clase de chuminadas con las que algunas mujeres nos volvemos locas!!! – ¿Ves, mamá? Te lo dije… –  Decía mi pequeña, dirigiéndose hacia la dependienta, mientras mi hija mayor y yo nos volvíamos locas mirando todo tipo de accesorios: fundas para móviles, pendientes, monederos, fundas para gafas, bolsos, lápices de labios, brillos de todos los colores y sabores… ¡En fin…! Toda una variedad de complementos de bisuteria, cosméticos, artículos de decoración y de fiesta…. ¡¡¡Para volverte locaaaaaaaa!!!

Salimos de allí y cada una compró una cosita; pero….. Cuando ya nos disponíamos  a buscar el autobús, nos encontramos con otra sorpresita: LUSH. Cosmética fresca hecha a mano. ¡¡¡Qué pedazo de tienda!!! ¡¡¡¡¡ENTONCES FUE CUANDO ME DIO UN NO SE QUÉ, QUE QUÉ SÉ YO!!!!!! Burbujas de baño, aceites de baño, geles de ducha con toda clase de olores: cerezas, coco, toffee, miel……. Mascarillas corporales, exfoliantes, barritas de masajes… Vamos, que me fui a casa con la promesa a mis hijas que volveríamos cuanto antes a darnos otro paseíto por allí y, de ahora en adelante, ¡¡¡con mas frecuencia!!!

Por cierto…. ¿alguien conoce las tiendas Calire´s y sabe si hay alguna por el centro de Barcelona?  😉