Nueva York: Introducción

NUEVA YORK: Introducción

Soy muy poco amiga de preparar viajes en avión. Reconozco que pertenezco a ese porcentaje de personas que siente un nudo en el estómago cuando piensa que tiene que coger un vuelo; así que cuando surgió la idea de hacer un viaje a Nueva York, la angustia se apoderó de todo mi ser. ¡En serio…! No me lo podía creer. Yo que siempre he deseado viajar y ver mundo, con los años me he convertido en una comodona y me cuesta mucho salir de mi zona de confort.

Tendrían que verme unos días antes de mi viaje: como alma en pena me paseaba por casa, pensando en la pereza que me daba preparar maletas, decidir qué prendas llevar según el tiempo, preparar pasaportes, etc, etc… Una angustia inútil, porque no podía posponer el dichoso viaje y, mucho menos, evitarlo.

Y aquí estoy. Intentando contarles de forma resumida qué tal me fue en la Gran Manzana y, sobre todo, deseando volver con mis niñas para disfrutar de esa gran ciudad con ellas.

Antes que nada, decirles que Nueva York es La Ciudad. Todo lo bueno y lo malo de las grandes ciudades está localizado en ella. Con toda razón es la capital del mundo: con grandes extremos y excesos, con una gran variedad de gente de todas las nacionalidades y en la que en pocos días ya te sientes de allí. Es difícil resumir en un solo post mi viaje y hacerse una idea de cómo son realmente una ciudad y su idiosincrasia en tan sólo cinco días de visita. Es más fácil contarles cómo me sentí,  hablarles de algunas peculiaridades y de las cosas que aprendí, que para eso uno viaja… Así que este será el primero de algunos post que iré publicando.

Les dejo algunas fotos!

Besos,

Julia H.

phonto-45 phonto-48 phonto-47 phonto-49
Anuncios